Los orígenes

Todo se podía haber perdido hace unos años, hablamos del 2005 en un bar de Rubí, muy cerca de Barcelona. El café Pàmpol en el paseo Pau Claris donde acudíamos habitualmente.
A finales de junio con una cerveza en la mano y una lluvia de ideas que normalmente se pierden, se empezó a imaginar un sinfín de sensaciones a través de un nuevo concepto de bicicleta que denominamos “Industrial”. Edu y Juanfra se reunían entre charlas y risas, imaginando e inventando un mundo mejor. Pero esta vez no sólo era imaginación. Quizás en ese momento no había conciencia de lo que se estaba ideando.
Fue una inspiración. La idea quedó olvidada durante el tiempo que tardó en vaciarse la cerveza. Pero en cambio no desapareció. La filosofía de producto era tan contagiosa que no dejaban de imaginarse cómo se podían transformar nuestras ciudades.

Tres años después, todavía nos preguntamos cómo, sin quererlo, todo estaba hecho. La primera Urbikes transportaba personas en una ciudad.

Quizá por culpa de aquel reencuentro en el bar de Rubí, o por otros compañeros que confiaron en esa ilusión. Ella creaba el escenario perfecto para la reflexión y la relajación. Es un producto sin prisas. Es el momento perfecto para desplazarte, observando qué pasa a tu alrededor. Así nació Urbikes. Su nombre lo explica todo. Con sólo verla, la reconocerás por que lleva consigo un montón de histórias.

pampol

El efecto del movimiento Provo

Entre 1965 y 1967 aparecieron acciones en Ámsterdam y otras ciudades holandesas relacionadas con el movimiento Provo. Combinaban el humor absurdo y el cinismo con la intención de despertar el sentido crítico del público y así, provocar el cambio social.
A pesar de su breve existencia, el activismo conceptual y las propuestas Provo, lograron capturar el espíritu de toda una generación de holandeses.
De todos estos movimientos sale El Plan blanco de las bicicletas, donde se proponía el uso masivo de la bicicleta como medio de transporte urbano, con la finalidad de disminuir el tráfico y la consiguiente contaminación atmosférica Este espíritu revolucionario del movimiento Provo, encajaba a la perfección con la idea inicial por la que se creó Urbikes, un símbolo de libertad y cambio social. Una denuncia a los principales problemas con el objetivo de convertir las ciudades en espacios más habitables.

No se trataba de fabricar sólo una bicicleta. El objetivo era generar una revolución entre las ciudades, un símbolo más allá de todo, y llevar a la realidad nuestras creencias e ideales de lucha por un mundo mejor. Nuestro paso continuo por Ámsterdam y la colaboración muy unida con Luud Schimmelpennink nos impregnó de conocimientos de los inicios de los sistemas públicos en bicicleta.

De las primeras ideas al prototipo

Los inicios nunca son fáciles, pero con esfuerzo y sobre todo, mucha ilusión se consiguen los pequeños retos.
Los armarios pintados con pizarra, empezaban a verse llenos de colores. Ideas y líneas. Dibujos. Números que acota unas dimensiones. Mecanismos que permitían imaginar el funcionamiento de aquella maquinaria.
Es difícil tener paciencia cuando tienes ante tus ojos una idea que sabes que puede revolucionar las ciudades, donde te das cuenta del verdadero cambio social que puede aportar y la felicidad, pedaleando, que puede llegar a transmitir.La impaciencia pues, por querer tocar lo intangible llevó a las primeras pruebas. Un tubo soldado por piezas. Parecía fácil. Pero detrás de esa simplicidad aparentemente del cuadro, se ocultaba una gran complejidad.
Se había calculado la curva perfecta para soportar el peso y la fatiga, con la mínima expresión.
También se hizo una primera estimación de los espesores del tubo, los tirantes que lo sujetaban, y al mismo tiempo, se definió el material; una estructura de hierro pesada que ayudaría a dar solidez a fin de evitar el vandalismo urbano.
Teníamos en nuestras manos el cuadro que posteriormente conformaría una de las partes más identificativas y sorprendentes de la bicicleta Urbikes.
En esos instantes, una sensación firme de “todo es imposible, hasta que se hace“.
Tan sólo faltaba complementar esa estructura con los componentes ideales para seguir con esta línea de simplicidad, robustez, funcionalidad y bajo mantenimiento.
Se buscó una transmisión que eliminara todas las dificultades que supone la cadena convencional; engrassar, ajustar, evitar el salto al cambiar de marchas, …
Así pues, se integró el cardán y el freno a contra pedal, aportando también una solución para el mantenimiento y el vandalismo de los frenos convencionales que habitualmente vemos colocados en la maneta del manillar.
La adaptación de la bicicleta por un público amplio, debía permitir ajustar las diferentes tallas a un modelo único, proporcionando una bicicleta para todos. Un elemento regulable, hecho a medida de cada uno.
Una silla de oficina fue el referente para poder definir la función y las características del sillín de la Urbikes. Sí, entre la lluvia de ideas surgió esta peculiar silla que permitía ajustar la altura de la bici.
Desmontando sillas de oficina se encontraban respuestas a las dudas planteadas durante el proceso de diseño y aportar alternativas a los componentes de una bicicleta convencional.
Sin sillas pero con la solución entre las manos, se acababan de integrar los componentes teniendo en cuenta la ergonomía y la proporcionalidad.
Todo formaba parte de un proceso de creación dónde, paralelamente iban surgiendo varias ideas y se iban consolidando los conceptos, retos e ilusiones.
Un paso más adelante. Haciendo investigación y observando, analizando y teniendo siempre la mirada a punto para no dejar escapar ningún detalle .
Las ruedas eran uno de los principales inconvenientes. Se pinchaban con facilidad. Aunque en las primeras pruebas se colocaron y reaprovecharon ruedas de una bicicleta convencional, había que encontrar una solución.
Se planteaba un modo de inyectar un material sólido al interior de las ruedas para sustituir el aire y ofrecer una alternativa que ahorra más de un 80 % del mantenimiento de estos componentes.
Así es como la Urbikes tomaba forma , hasta convertirse en la primera bicicleta industrial .
En ese último modelo, se podía observar la escénica. Todas las ideas, los conceptos, las alternativas que se habían proyectado, los inventos, quedaban inmersos bajo aquella Urbikes.
Una bicicleta especial, única por su diseño, con un mensaje detrás de libertad, cambio y evolución.

Urbikes no son tan sólo dos ruedas. Pedalear una de estas bicicletas significa provocar el sistema, un elemento de protesta, inconformismo e independencia.
Se han hecho varios cambios desde entonces. Se ha mejorado el peso a través de un nuevo material con una estructura de aluminio. Se ha reforzado el cuadro para soportar más de 137 kilos y se han incorporado nuevas tecnologías.
Uno de los aspectos más destacados en el último modelo presentado en Copenhague, es la apuesta por un medio de transporte eléctrico y un sistema integrado de manera inteligente a las ciudades.
No hemos dejado de buscar nuevas soluciones, invirtiendo grandes recursos para desarrollar componentes adaptados a nuevas necesidades, modificar materiales e investigar alternativas de mejora.
Todos estos conocimientos formaron Urbikes City una ingeniería avalada por nuestras implantaciones e innovaciones que da cobertura a diseño y adaptaciones de otros sistemas de bicicleta pública. Aportamos conocimientos a nuestros competidores cosa que nos hace amigos mejorando nuestro entorno.

Seguimos creyendo que somos buenos innovando, pero lo más importante, es esa pasión y dedicación que nos anima a seguir luchando.

No dudamos que seguiremos fabricando bicicletas que crean ilusión, compartiendo con todos como hemos hecho hasta ahora, parte de este proyecto.

Para nosotros Urbikes City es una recopilación de gran parte de sensaciones,  conocimientos y anécdotas que han dejado huella. Es una aventura. La nuestra.
Desde las primeras ideas, la influencia de los movimientos Provos revolucionarios en Holanda y con eco internacional, hasta los prototipos, diseños o el modelo actual que nos representa en Copenhague.
Un proceso que se inició hace ya unos pocos años y donde ahora, con más fuerza que nunca vamos a continuar escribiendo nuestra aventura. Y es que cuando decimos continuar, nos referimos a poder devolver a la sociedad este símbolo de libertad, revolución y felicidad.

“Hay pequeñas cosas, que hacen especiales ciertos momentos“

URBIKES City es una compañía joven pero con una intensa y emocionante trayectoria. A continuación resumimos los principales hitos de nuestra empresa.

2015

Edse inventiva propietaria de Urbikes cierra definitivamente las puertas. Los socios abandonan el proyecto y son cedidos todos los conocimientos y patentes a Edu Sentís.

Se inicia un nuevo proyecto, Urbikes City SL para seguir reafirmando que una bicicleta puede cambiar muchas cosas. Urbikes se instala un en edificio emblemático (las antiguas escuelas protestantes de Rubí)

2014

Urbikes entra en fallida tras no encontrar financiación para fabricar las miles de bicicletas del concurso ganado en Copenhague. No puede mantener el equipo formado para afrontar el gran proyecto y la expnsión de Urbikes. Urbikes sobrevive gracias a la venta de sus conocimientos a un tercer operador que fabricará esta producción en Alemania.

2013

Urbikes deja de invertitr e innovar.  Su subsistencia está en riesgo y hace el primer crowdfunding no auditado. Salva la situación gracias a donaciones estratégicas.

2012

Urbikes diseña aparca bicicletas seguros como complemento del uso para bicicleta. Nuevas patentes revolucionarias que dan lugar a la seguridad de las bicicletas. URBIKES es seleccionada como la mejor bicicleta publica en Copenhague de entre más de 30 competidores internacionales.

2011

Incorporación de nuevos socios estratégicos y clara apuesta por las personas únicas y estructuración departamental. Creación de la primera bicicleta inteligente eléctrica.

2010

Urbikes crea claros conceptos como “you are the energy” y “la última milla” en que se basaría el diseño y funcionalidad de sus productos.

2009

URBIKES, premiada por ADI-FAD Ccon DELTA DE PLATA al mejor diseño industrial. Urbikes comienza su viaje por el mundo. Expuesta en Japón y Londres. Acuerdos con Operadoras que adptan sus parkímetros para el control de la bicicleta pública.

2008

Se empieza a exportar sus productos, y instala el primer sistema de bicicletas pública en las ciudades de Vic y Granollers.

2007

Urbikes presenta su primera generación de bicicletas públicas  definitivas y crea el concepto de bicicleta Industrial.

2006

Urbikes presenta la primera idea conceptual de una bicicleta de bajo mantenimiento para uso compartido. Falta de recursos para lanzar el proyecto urbikes.

2005

Se configura la primera idea Urbikes. Analisis del mercado y potencial del canvio en la sociedad.

2003

Inicia actividad. Nacimiento.